www.puente-genil.es
Web independiente de Puente-Genil. Fundada en 2006


Las costumbres se mantienen, evolucionan o simplemente desaparecen

Virtudes Cardinales y Sibila de Cumas, un Domingo de Resurrección de los años 60

Imágenes de una corporación (VII parte)

Hoy de nuevo comienza otra vez un nuevo ciclo literario, en el que intentaremos una vez más transmitir el amor fraternal y el amor a nuestra Semana Santa, a través de su historia, sus costumbres y curiosidades, las cuales parecen estar vivas, algunas se mantienen a lo largo de los años, otras evolucionan y otras simplemente desaparecen.

Las primeras corporaciones de Puente-Genil nacen en el siglo XIX, rigiéndose todas por unos estatutos propios e independientes y reuniéndose sus miembros en casas cuartel. Estos grupos inicialmente no se hallaban en propiedad, sino que eran prestados, alquilados, etc. en definitiva eran itinerantes, adaptándose a las circunstancias del momento.

En el cuartel se desarrollaba la vida de las corporaciones y se fraguaban las decisiones que se convertirían en costumbres (como sigue ocurriendo actualmente), por ejemplo la fotografía que tenemos en esta ocasión refleja una interesante tradición con las personas que visten de figura, como ya veréis más adelante. La imagen corresponde a un domingo de resurrección de los años sesenta y está tomada detrás de San José, momentos después de finalizar el recorrido de las figuras, que por entonces lo hacían al llegar a San José, al contrario que ahora que terminan en el tropezón.

Después de realizar la fotografía, todos marcharían a descansar unos momentos a la casa de “Machaco”, que vivía en los alrededores de la iglesia y tenía por costumbre ofrecer su casa a los hermanos el Domingo de Resurrección, donde degustarían un vino de la tierra.

El numeroso grupo de personas que aparecen retratadas lo dividiremos en cuatro secciones, la primera y más cuantiosa son los once hombres, vestidos todos ellos de traje chaqueta y todos hermanos veteranos de las Virtudes Cardinales, excepto un invitado y un desconocido, que por su indumentaria se desprenden la importancia, el orgullo y la seriedad de la fiesta que desarrollaban dicho día. De izquierda a derecha son los siguientes:

1. El Sr. Illanes que fue el ferroviario.
2. Rafael Montilla Pérez también ferroviario y le gustaba vestirse de prudencia.
3. Manuel Cabello González que trabajaba de viajante y tenía una labia impresionante, además era cuñado de Enrique el célebre “Teodorito”, dueño de la pastelería de la calle Santa Catalina.
4. Francisco Castillo Benítez, encargado de tallar y pesar a todo aquel que se fuese a realizar el servicio militar.
5. Se encuentra detrás de Francisco Castillo y no lo hemos podido reconocer.
6. Antonio Berral Arroyo, carpintero de oficio y un artista vistiendo a los hermanos de figura.
7. Manuel Montilla Aguilar también ferroviario y veterano en las virtudes, fueron muchos los años dedicados a la corporación.
8. Francisco Manuel Bascón Cosano, conocido popularmente por “Machaco”, otro de los hermanos con más dedicación a las Virtudes.
9. Rafalito García Gallardo, apodado “Candiles” y fue el antiguo jefe de la Policía Local, no era hermano de las Virtudes Cardinales pero si invitado. La Corporación tenía por costumbre invitar a diversas autoridades con frecuencia.
10. Acachado y por la izquierda aparece Francisco Molinero Jurado, trabajador del ayuntamiento.
11. Y a su lado un vecino del mítico barrio de Miragenil, apodado Añil.

En el segundo grupo contabilizamos cinco niños, que se encuentran entusiasmados por participar en la fotografía en un día tan señalado como es el Domingo de Resurrección. La niña que porta el atributo de la figura Justicia es Angelita Castilla Morales y actualmente vive en Málaga, además es sobrina del hermano Manuel Montilla Aguilar (nº 7), rodeada de dos chicos que son hermanos y que visten la misma ropa, y por último el que asoma la cabeza también deben ser allegados a los hermanos fotografiados.

Incluso una esposa aparece con su hijo, también en el centro de la fotografía, dándole a conocer la fiesta mayor de Puente-Genil. Por entonces la mujer participaba en Semana Santa en segundo plano, alumbrando y en tareas de preparativos, al contrario que hoy en día. Las primeras mujeres que se vistieron de nazarenas oficialmente, con el permiso del obispado, fueron dieciocho valientes hermanas de la Santa Cruz en el año 1987. En estos 30 años que se cumplen ahora, ha ido aumentando la participación de la mujer, incluso existe grupos de costaleras y corporaciones de mujeres.

Volviendo a los personajes que visten de figura y que corresponden a la cuarta sección de la disección fotográfica, aparecen por el siguiente orden: Justicia, vestida por el melonero de Santa Catalina, Fortaleza, el hijo de Molinero, Templanza, cuya persona es desconocida, Sibila de cumas, vestida por un jimetano de Jimena de la Frontera, uno de los más altos, como manda la tradición de los más antiguos estatutos conservados y que datan de 1923, por último prudencia que es encarnada con el hijo de Illanes (el número 1) y que fue Guardia Civil de profesión. En ellos observamos una curiosa similitud, todos son jóvenes de unos veinte años e invitados de la corporación, era costumbre por entonces ceder el Domingo de Resurrección a la nueva savia incentivada, hijos o amigos interesados en participar en la corporación, para ir animándolos a pertenecer al grupo. Hoy en día no se practica dicha tradición porque son tantos los hermanos, que muchos se quedan sin vestir de figura en Semana Santa.

Continuando con las costumbres, indicar que los jóvenes vestidos de figura tendrían pronto oportunidad de solicitar la incorporación al grupo. Las Virtudes tenían seis juntas oficiales anualmente como podemos comprobar en sus antiguos estatutos:

1ª JUNTA. Siempre el 3 de mayo, aprovechando la festividad de la Semana Santa Chiquita, se reunían los hermanos en el grupo y la nueva directiva tomaba posesión de sus cargos, además se votaba la incorporación o no de los nuevos hermanos a la Corporación, donde entrarían con un año de prueba.

2ª JUNTA. El 29 de junio, con motivo de la celebración de San Pedro, además siempre se celebraba una verbena en la barriada de las Cantarerías.

3ª JUNTA: El 16 de agosto, se realizaba en plena Feria Real y que por entonces se celebraba en la Matallana. La Corporación montaba una caseta en el solar del hermano Lorenzo Estepa, que siempre lo cedía amablemente. Dicho solar se encontraba ubicado en la esquina, donde hoy están los pisos del agua y el conocido local comercial de muebles Márquez, (apodados así, porque en su construcción no paraba de manar agua al realizar su cimentación).

4ª JUNTA: El 1 de noviembre con la festividad de todos los Santos. En dicha junta se aprovecha para repartir la lotería de navidad que tendrían que vender los hermanos. Actualmente continúa la tradición de venta de lotería, pero comienza mucho antes, en temporada estival.

5ª JUNTA: El 26 de diciembre o junta de navidad, donde confraternizaban todos los hermanos.

6ª JUNTA: La última junta se celebraba en lunes, segundo día de carnaval y primera subida de romanos al calvario, abriendo de esta forma la cuaresma pontana, ya que en aquella época no se subía al calvario en sábado, como es costumbre actualmente.

Puntualizar que el verdadero motivo de estas juntas, no era otro que el de recaudar las cuotas que cada hermano aportaba, para que cuando llegara la Semana Santa, la corporación tuviese liquidez para realizar todos sus eventos. Actualmente la cuota anual de cada hermano, viene haciéndose a través de línea bancaria.

Por último y no menos importante señalar una costumbre que perdura en el tiempo y que aparece en el margen izquierdo de la fotografía. Solo se aprecia medio cuerpo de un misterioso hermano alpatana, sin embargo por la época de la imagen, la altura que se aprecia y el cesto cargado de vino espiritual, debe ser Antonio el “Confi”, comisionista de las bodegas que representaba.